Scarlett

miércoles, 4 de febrero de 2009

Y LA HISTORIA SIN FIN SE REPITE

Bueno amigos lectores, no sea como sea la atencion del seguro social en su pais,pero dejenme decirles que aqui en mi ciudad Merida,YUcatan deja mucho que desear y mas que desear...deja personas muertas. En mi caso no llego a morirse mi madre, pero por que tuvo los recursos para pagar la operacion en una clinica particular. Pero cuanto sufrimiento e impotencia sentiran los padres,hijos,esposos cuando un ser querido muere y a veces no tienes los recursos para llevarlos a una clinica. Por que en el seguro social-aclaro no todas las enfermeras y los doctores-parecieran que te hacen un favor,cuando todos los mexicanos sostenemos al seguro social con nuestros impuestos. Y asi como el de esta familia suceden muchisimos al año...

Demora fatal en el O'Horán

Una mujer muere en espera de que llegue una camilla



Nelly Balam Bacab, de 37 años, dejó en la orfandad a tres hijos. La mujer, de Cacalchén, falleció ayer a las puertas del área de urgencias del Hospital O'Horán.

Nelly, madre sola y único sostén de una familia, murió en el interior de la ambulancia de traslado después de más de 20 minutos de esperar una camilla para ingresar al nosocomio.

Acompañantes de la difunta alegaron que es un caso de negligencia médica, ya que el domingo la mujer fue a ese hospital para ser atenida de fuertes dolores en el estómago.

Después de un ultrasonido y haberle dado algunos medicamentos, la salud de Nelly Balam empeoró y ayer falleció.

Entre lágrimas y sollozos, Ángel Estrella Balam, hijo de la fallecida, indicó que cuando llegaron al hospital le preguntó a su madre cómo se sentía y ella todavía pudo responderle. Le dijo que estaba bien.

El chofer de la ambulancia bajó a solicitar la camilla, pero tardó más de 20 minutos sin que lo atiendan y cuando regresó se dieron cuenta de que la enferma ya había muerto.

Tenía cinco minutos de haber fallecido cuando llegaron con la camilla, de manera que cuando fue ingresada al hospital ya fuedemasiado tarde.

Roberta Pech, vecina de la difunta, informó que Roberto Balam, padre de Nelly, le llamó en la mañana para pedirle el favor de que acompañe a su hija y a su nieto al hospital. A las 10 de la mañana se solicitó la ambulancia y a las 11 llegó el transporte a buscarlos a la casa.

Mario Chalé, chofer de la ambulancia de traslado, indicó que pasó a la calle 15 número 104 entre 22 y 24 de Cacalchén, donde vivía Nelly Balam, para trasladarla al Hospital O'Horán, ya que el médico del municipio recomendó que se le trasladara en forma urgente. El viaje hasta el hospital meridano fue de menos de media hora.

“Cuando bajé de la ambulancia de traslado le pregunté a la señora cómo estaba y todavía me contestó. Entré a la sala de urgencias a solicitar una camilla, pero no me atendieron; no es la primera vez que pasa, creo que tiene que ver que el paciente llegue muriéndose para que te tiendan”, mencionó el chofer.

“Ahora todos se están echando la bolita de por qué no había una camilla disponible, pero el domingo ya la habían traído y no la quisieron ingresar”.

Lidia Eb Espadas, otra vecina de la fallecida, comentó que la tarde del domingo acompañó a Nelly Balam al hospital porque tenía fuertes dolores abdominales. Se le practicó un ultrasonido de abdomen, a cargo del doctor Oscar M. Castillo Moguel, del departamento de imaginología del O'Horán.

En el ultrasonido el médico radiólogo detalló que la paciente presentaba hígado, vesícula biliar, páncreas, bazo y riñones normales. El colon presentaba espasmos.

Otro médico recetó una caja de metoclopramida y una caja de tabletas de senósidos a-b.

A las 13:15 horas de ayer personal de servicios periciales de la Policía Judicial del Estado llegó a la sala de urgencias para entrevistarse con el hijo de la difunta y para realizar los trámites necesarios para trasladar el cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo), donde se determinarán las causas de la muerte de Nelly Balam.

El joven, quien el 27 de enero cumplió la mayoría de edad, informó que vive con sus dos hermanas menores, de 15 y 5 años, y su abuelo Roberto Balam, quien tiene más de 70 años y no puede trabajar.

El sostenimiento de la familia estaba a cargo de Nelly Balam, quien trabajaba como empleada de una granja en Ayín, municipio de Cacalchen, donde Ángel Estrella le ayudaba a su madre desde hacía más de dos años.

El joven, estudiante de sexto semestre del Colegio de Bachilleres, ahora tendrá que mantener a su familia.

Esta nota fue tomada del diario de Yucatan.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal